Mayte Soriano Castelló

Liderazgo y entornos VUCA: ¿Cómo gestionar la incertidumbre y adaptarnos a los cambios?
mayte soriano coach

Liderazgo y entornos VUCA: ¿Cómo gestionar la incertidumbre y adaptarnos a los cambios?

Estamos viviendo un momento de incertidumbre extrema, cambio y evolución constante, que además se transforma y evoluciona a una velocidad vertiginosa. El factor común denominador de este cambio es que afecta a toda la población a nivel Mundial y atodas las Organizaciones y equipos de trabajo. 

Ha cambiado la forma de trabajar, ahora desde casa, le llaman “teletrabajo” aunque dudo mucho que la definición del término sea ésta. Trabajar desde casa mientras cuidas de tus hijos, les ayudas con los deberes o atiendes a un familiar enfermo. Compartiendo espacio de trabajo con varios miembros de la familia o incluso con falta de equipamientos técnicos o buena conexión.

El reto está en liderar este nuevo escenario laboral, sin transmitir a tu equipo de colaboradores los miedos, inseguridades o ansiedades que a nivel personal, te pueda estar ocasionando la gestión de la incertidumbre. 

Desde esta nueva realidad dinámica y cambiante, que cada día se transforma, como un entorno VUCA , es todo un reto personal, afrontar y gestionar nuestras emociones. Más todavía si somos conscientes de que este cambio, se ha producido de manera repentina, sin previo aviso y sin nacer del propio deseo de cada individuo.

¿Qué podemos hacer cada uno de nosotros para ayudarnos a entender, integrar y gestionar esta situación?

¿Cuándo es un buen momento para cambiar? ¿Por dónde empiezo y qué puedo hacer en esta situación? ¿Cómo abordo el cambio? ¿Cual es la actitud más favorable y positiva? Frente a estas cuestiones, no hay una sola respuesta correcta, existen tantas posibilidades como personas que lo afrontan. Ahora bien, es cierto que desde diferentes metodologías de intervención como la Psicología, la Educación, la Neurociencia o el Coaching Ejecutivo, encontramos líneas de acción, que podemos tener presentes para fluir algo mejor en el camino de evolucionar, aprender y transformarnos para adaptarnos al cambio.

4 aspectos fundamentales a poner en práctica:

  1. Autoliderazgo: poner en práctica habilidades del Líder -Coach y las Soft Skills, tan demandadas en el Management de estos últimos tiempos. En estos días desarrollamos nuestro autoliderazgo en casa, ya sea en solitario, con pareja, con hijos, padres o abuelos. Aprovecha para entrenar habilidades como la escucha activa, empatía emocional, comunicación asertiva o realizar una crítica constructiva y motivadora. Para poder liderar un proyecto o un equipo, previamente es necesario que el Líder sepa gestionar su propia incertidumbre, ahora es un buen momento para tomar consciencia de ello.
  2. Actitud Positiva y Optimismo: la actitud es lo más importante a la hora de afrontar un cambio. Un actitud de apertura y predisposición, curiosidad y aprendizaje. Una actitud proactiva, que nos oriente a la acción y nos motive a la elaboración de una estrategia, al diseño de un plan de desarrollo y transformación, ya sea a nivel personal, empresarial o de cultura organizacional. Entrena cada mañana con que actitud quieres afrontar el día. Cuida todos aquellos aspectos que influyen para disponer de una buena actitud desde un enfoque biopsicosocial.
  3. Inteligencia Emocional: una persona emocionalmente inteligente, es aquella que entrena sus competencias emocionales para identificar, entender y manejar adecuadamente sus emociones. Difícilmente podemos conectar y entender las emociones de los demás, si primero no tenemos un amplio conocimiento de nuestra manera de sentir. Conocer que papel juegan las emociones en nuestras decisiones e interacciones sociales es fundamental. Para entrenar esta habilidad practica la meditación, la escucha activa y valida todas tus emociones, sólo así podrás ir integrando un mayor conocimiento de tu mundo emocional interno.
  4. Conecta con tus Fortalezas: desde la Psicología Positiva nos explican que trabajar sobre las fortalezas de las personas es un enfoque de intervención mucho más motivador e ilusionante. En esta línea de actuación, vamos a explorarnos y a identificar cuales son nuestros recursos personales más valiosos, y vamos a reforzarlos. Pongamos el énfasis en aquello que ya sabemos hacer, para que, con actitud positiva y motivación, podamos aprender aquellas destrezas y habilidades, que ahora necesitamos desarrollar, para afrontar esta nueva situación de cambio y transformación que acontece.

En cualquier proceso de Coaching, ya sea individual o de equipo, lo primero es preparar y predisponer a las personas para el cambio. Motivar y concienciar de lo que supone iniciar un proceso de cambio. Por tanto, ¿Cómo no vamos a darnos tiempo a todos nosotros para reflexionar, tomar conciencia y predisponernos a este gran cambio que se avecina?

Como cualquier buen Líder, primero necesitas identificar, entender y manejar tus propias emociones para poder guiar en este transito a tus colaboradores. Pero hazlo con amabilidad, con cariño y comprensión. Evita las exigencias, las rigideces y juicios de valor. Evita los pensamientos y rumiaciones que te bloquean y limitan en tu creatividad para poder desarrollar nuevos escenarios y soluciones.

Aprende a cuestionarte estos pensamientos y mensajes boicoteadores, que te sitúan en una posición de desventaja contig@ mism@. Amplia tu mirada y visión pasando del modo “hacer” al modo “ser”, es decir vive desde la propia experiencia de los acontecimientos, y no desde una construcción mental que te aleja de la realidad y de la posibilidad de crear nuevas formulas de acción.

Ahora necesitas desarrollar un Liderazgo situacional y resonante, que te sitúe cerca de las necesidades de tus colabordores, ya que,  el impacto que vivimos con esta crisis sanitaria, es además de económico, de índole emocional. Es por ello que lo primero que necesitamos es tomar consciencia y cuidar de nuestro estado de ánimo. Aprender a transitar de un estado de ánimo pasivo o paralizante, reforzado por el miedo o la inseguridad, a un estado de reflexión y calma, que nos ayude a aceptar y elaborar nuevas estrategias de cambio y evolución.

Cada persona tenemos un ritmo en cuanto a la gestión del cambio, necesitamos tener unas condiciones determinadas para ello, lidiar con nuestros miedos y potenciar nuestras fortalezas. Por lo que, lo primero y más importante que debemos hacer para ayudarnos, es elevar nuestro grado de consciencia al respecto de cómo estamos y que necesitamos.

Preguntarnos que necesitamos, nos permitirá encontrar ese estado de tranquilidad mental, que nos ayude a desbloquear y poder dar el siguiente paso. Establecer y diseñar las acciones necesarias para llevar a cabo y adquirir las habilidades y competencias necesarias, que nos ayudaran a adaptarnos y evolucionar en este nuevo escenario.

Un entorno VUCA que ha venido para quedarse , y que sin duda requiere de todos nuestros recursos personales para empoderarnos y salir fortalezidos. Una oportunidad tremenda de entrenar y aprender esta competencia que está en boca de todos y se considera cualidad indispensable para un liderazgo
efectivo, la Resiliencia.

Si te ha parecido interesante la lectura, y crees que puede servir de utilidad a otras personas, no dudes en compartirlo.

"Cuando ya no somos capaces de cambiar la situación, nos encontramos ante el desafío de cambiarnos a nosotros mismos".  Viktor Frankl

[modula id

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.